Hace unos meses participé en el prestigioso concurso de minio relatos de Menudo Castillo, auspiciado por Javier Fernández Jiménez y Hasbro. La temática debía ser algo que tuviera que ver con el espacio o algo «galáctico». La extensión máxima de 150 palabras (sin contar el título) y el premio un baby Yoda. El caso […]